LA ASAMBLEA

Aglutina a todas las personas que viven en la escuela, y tiene como finalidad la autogestión del centro.

Las experiencias asamblearias comienzan en el mismo momento que la criatura llega a la escuela, es decir, desde los dos años.

Las primeras experiencias en este campo se realizan cuando alguna de estas personas tiene un problema y se reúnen las otras personas para solucionarlo de forma dialogada y pacífica. Ahí, se está introyectando la experiencia y la vivencia de que la palabra es el instrumento humano por excelencia y el que nos sirve y ha de servir para vivir con otra gente, es una asamblea espontánea que se utiliza siempre que una situación lo requiera.

Después que tienen alguna experiencia en este campo, se empiezan a realizar convocatorias generales, bien para discutir y resolver problemas de carácter colectivo, bien para elegir actividades, trabajos, juegos o cualquier otra situación que requiera una participación autogestionaria.

Todos los datos que las criatura van acumulando con esta dinámica, les lleva a construir unos conceptos que van a pasar a formar parte de su estructura mental y por lo tanto, de su hacer en el mundo y, en estos momentos, en “su mundo”.

Por otro lado, los compromisos que van realizando, los van a ir expresando ante el colectivo asambleario, dando cuenta de lo que han conseguido y lo que no, para que ese colectivo les ayude a superar sus dificultades y puedan posteriormente responder a ellos e ir hacia otros objetivos más difíciles y evolucionados, que les ayudarán a sentir y practicar más libertad.

La dinámica asamblearia es la misma para todas las edades; las diferencias se encuentran en las edades, el ritmo de maduración y el proceso de evolución.

En las primeras edades las asambleas siempre se realizan con la presencia de la educadora o educador, que son quiénes facilitan el proceso.

Más adelante, muchas de estas asambleas las realizará sol@s cuando grupalmente así lo requieran o necesiten sin la presencia de la gente adulta.

 

En ocasiones, cuando un grupo no es capaz de resolver sus problemas con las personas que componen el grupo, llaman a otras personas de más edad para que les ayuden, y solamente si a pesar de todo, no consiguen solucionar los problemas, demanda la asamblea general para que entre tod@s, incluida la gente adulta puedan facilitar su solución.

Cuando una situación conflictiva se genera entre dos o más personas, en edades a partir de seis años, suelen intentar resolverlas sin acudir a la asamblea general o sin demanda de compañer@s mayores, únicamente cuando no lo consiguen se debate en la asamblea general.

 

OTRA FUNCIÓN DE LA ASAMBLEA

Cada inicio de trimestre, la Asamblea se reúne para planificarlo; la gente adulta presenta una planificación a la asamblea que consiste en los valores que concretamente se van a trabajar durante esos tres meses, explica el porqué de sugerir algunos cambios en la autogestión, expone una crítica sobre lo que sucedió en el trimestre anterior o curso anterior y somete a votación sus sugerencias.

Estás sugerencias suelen ir en el campo de los valores, el resto de la organización, el colectivo adultos siempre propone que los realice el resto de las personas que componen la asamblea.

Respecto a los talleres, el colectivo educador propone algunos encaminados a trabajar sobre formas, conceptos o experiencias que creen que están siendo necesarias para generar una evolución en la educación libre.

El resto deben proponerlos ell@s.

 

Lo suelen hacer por grupos. Cada grupo elige los talleres que quieren recibir y los llevan a la asamblea general.

 

Asimismo llevan a la asamblea general sus propuestas sobre trabajo colectivo y manual, trabajo en cocina, la limpieza, las compras, los menús, el autobús, las cuentas, etcétera...

La asamblea general debate y aprueba una planificación para ese trimestre con la participación de todos sus miembros, llegan a acuerdos generalmente unánimes.

 

OTROS ASPECTOS

La asamblea, para evitar que vicie determinadas formas de manifestar o eludir los problemas pasa constantemente por diferentes formas de participación. Desde convocarla cuando hay una situación conflictiva suspendiendo por ello toda actividad, hasta convocarla un día concreto a la semana para debatir lo que durante ocho días no ha encontrado vías de resolución.

Hasta tener, como ahora, observador@s de grupo y de colectivo para detectar las situaciones o las personas que impiden o ponen obstáculos a la libertad, la autogestión, la justicia, la igualdad, el trabajo, etcétera...

En otras ocasiones se han llevado los problemas a la asamblea, una vez expresados, se han reunido los grupos para debatirlo y luego llevar propuesta para solucionarlo.

La finalidad de estos cambios se encuentra en:

 

  • Facilitar la participación y el compromiso de todas las personas.

  • Evitar actitudes de presión de un@s sobre otr@s.

  • Eliminar mecanismos de defensa para evitar enfrentarse a los errores cometidos.

  • Tener la experiencia de que la asamblea actúa para ayudar a mejorar y hacer más libres y no para sancionar, aunque algunas veces ante la insistencia de las actitudes negativas, tome decisiones que no le gusten a ciertas personas que no desean variar de actitud.

Las asambleas siempre son coordinadas por una persona del colectivo, el proceso de coordinación se vota en la primera asamblea del trimestre, y es de mayor a menor o de menor a mayor. Tiene la finalidad de coordinar las intervenciones, mantener la atención, demandar el respeto, la participación, dar la palabra, incrementar la capacidad de observación, de atención y memoria, evitar que las mismas ideas se repitan, dar permiso para abandonar la asamblea y suspenderla.

Asimismo, se toma el acta de cada asamblea, que tienen también varias finalidades:

  1. Dejar escrito los acuerdos de la asamblea.

  2. Encontrar utilidad a las tareas de escribir.

  3. Desarrollar la capacidad de síntesis.

  4. Incrementar la atención.

  5. Evolucionar la perspectiva auditiva.

  6. Dejar constancia de la dinámica evolutiva del proceso educador.

 

LAS ASAMBLEAS DE EXPOSICIÓN

Tienen la finalidad de que las personas que han asumido libremente un compromiso de trabajo, manifiesten lo que han aprendido para conocer su ritmo de aprendizaje y para comunicar lo que han aprendido a otras personas.

Cada persona, en su ficha de compromiso especifica la fecha en la cual va a exponer su trabajo.

Otra finalidad es que cada chic@ regule su tiempo, trate de cumplir aquello a lo que se ha comprometido, conozca lo que ha aprendido y lo proyecte hacía otras personas, con la intención de que el aprendizaje sea solidario y tenga como finalidad enseñar al tiempo que se aprende, evitando de esta manera los posibles poderes que se pueden establecer entre quiénes saben más sobre quiénes salen menos, paliando al tiempo la competitividad. El tiempo que se suelen pedir generalmente es de un mes.