EL COMPROMISO Y LA RESPONSABILIDAD

Los compromisos libremente realizados y aceptados, suponen para cada persona una demanda hacia sí misma y un esfuerzo por cumplir esa demanda personal e ir luego, viendo y analizando sus posibilidades responsables, sus fuerzas en momentos puntuales y concretos de su evolución, tener la opción de regular desde sí mism@ sus compromisos; asumir más, si no se encuentran capaces, disminuirlos, si tienen mayor madurez y capacidad incrementarlos y con todo, aceptar que hay quiénes se niegan a esta demanda autónoma, hay  quien se detiene y quién marcha a mayor ritmo de autodeterminación.

La ayuda mutua y la solidaridad suponen formas de ayuda para la consecución de la responsabilidad, y para conseguirlo todo el colectivo debe hacer un esfuerzo constante, esfuerzo que consigue dinamizar la vida libre y autogestionaria.

 

LA JUSTICIA

Que supone que cada cual dé conforme a sus capacidades y reciba según sus necesidades, y para conseguirlo necesita del apoyo de los valores antes enunciados.

 

EL RESPETO

Cada cual así mism@, evolucionando y madurando en sus posibilidades y peculiaridades racionales y hacia la diversidad con la que se relaciona hoy y se relacionará mañana.

 

LA FELICIDAD

Que consiste en que la persona se encuentre estable, equilibrada, sana mentalmente, madura según su edad y posibilidades; haciendo y rehaciendo sus experiencias, relaciones, afectos, necesidades, intereses y afinidades, sin miedos, rechazos, castigos, discriminaciones o represiones, defendiendo su derecho inalienable a construirse como quiere y desea, siendo ayudad@ a madurar, evolucionar y así convertirse en un ser humano auténticamente libre.

 

Para poder conjugar estos valores y conseguir la participación y decisión de tod@s, el órgano que se utiliza es la Asamblea.