top of page

¡NOS HAN INUNDADO!

Nos llevan INUNDANDO desde la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana del año 2000. Desde el ayuntamiento y con la ejecución interesada por el conjunto de empresas constructoras, la Escuela Libre Paideia ha sido INUNDADA por la mala gestión y ejecución de ese Plan, que no respetó ni el cauce natural del arroyo que corría en Prado Viejo o/y paraje El Lorito ni a la única construcción que ya existía en esta zona de Mérida: La Escuela Libre Paideia.

Desde entonces y hasta ahora se han levantado muros de tierra y de asfalto que han cortado el natural discurrir del agua en la zona y han dejado hundida en un agujero a la escuela, atrapada entre calles sobreelevadas por el afán constructor y económico de quienes creyeron poder hacerse de oro con esa urbanización innecesaria, irrespetuosa y mal ejecutada.

 Y ayer, sí ayer 13 de diciembre de 2022, como podría haber pasado mucho antes, llovió y llovió mucho y pasó lo que se sabía. Nos INUNDARON el colegio, se inundó Paideia y los niños y niñas no pudieron recibir la educación que sus padres y madres han elegido para ellos y ellas.

Diciembre 2022

Todo eso pasó ya y estas son las consecuencias. Pero también debemos denunciar otras INUNDACIONES. Las de la indiferencia de un ayuntamiento que, ante la situación provocada por una mala gestión anterior, no se responsabiliza y aparte de unas llamadas para interesarse por la realidad padecida, no han sido nada eficaces a la hora de resolverla: envían a unos trabajadores que perforaron un agujerito en una arqueta, que poco alivia la inundación. Después mandan un camión cisterna que no hizo absolutamente nada (llegó y se fue). 

Así, fue el Colectivo Paideia, con ayuda de los padres y las madres, quienes fueron resolviendo los problemas con cepillos, martillo en mano, material de limpieza, horas de achique y muchas ganas, lograron sacar el agua del recinto de la Escuela.