CÓMO SE SOLUCIONAN LOS PROBLEMAS CONTRA LOS VALORES DE LA ANARQUÍA

Cuando las criaturas llegan por primera vez a la escuela de la anarquía, la ayuda principal que se les presta es facilitarles el proceso de tener vivencias y experiencias cuando estas sean necesarias, es decir, primero hay que esperar a que actúen y se manifiesten y cuando se vea que estas actitudes son incorrecta o van en contra de los valores de los que hemos hablado, se les proporcionan datos de forma razonada para que pueda ir eligiendo otras maneras de actuar.

Nunca hay que ahogar la iniciativa adelantándose a su actuación natural y espontánea, hay que hacerlo cuando veamos que se están equivocando para proporcionar otros datos, facilitar otras vivencias y así puedan ir eligiendo, en una libertad de elección que es primaria, para ello deben incrementar su autonomía personal, su autonomía de desplazamiento y elección y su autonomía

de relación.

La base se encuentra en su iniciativa y la ayuda se facilita cuando por sí mism@s no han podido llegar a una opción más racional o valorativa.

Pero se ha de hacer no de forma impositiva, sino de forma razonada, para que puedan elegir equivocarse y poco a poco inclinarse por opciones más exitosas, menos dolorosas y más congratulantes para sí y para l@s demás.

En un principio es acumular datos y experiencias que van a ir construyendo conceptos y estructuras de personalidad asentando unos determinados valores y sobre todo, teniendo la vivencia de que unas soluciones son menos dolorosas que otras y así ir optando por las que facilitan una convivencia más feliz para tod@s.

 

En este proceso hay que tener en cuenta que los educadores indirectos van asentando en sus mente otras opciones y por ello hay que contrarrestar unas con otras, para que al menos las criaturas puedan tener diferentes datos y poder elegir, cosa que no siempre es posible, porque los educadores indirectos: familia, grupo, televisión, sociedad, etc; les influyen mucho, porque sobre todo la familia supone la base de su estabilidad emocional, y siempre se encuentran inclinad@s a responder a sus padres-madres, antes que a la escuela, por lo que es un debate constante entre esas opciones y las que potenciamos.

Según van avanzando edad, van asentando valores, y como la influencia exterior sigue y se hace más fuerte, la manifestación en contra de la convivencia libre se dan con frecuencia, por lo que hay que ir actuando para que tengan experiencias que contrarreste las que les quieren introyectar.

 

De ahí que se debe actuar de acuerdo a cada persona, cada circunstancia y cada momento.

 

Hay que tener en cuenta que se les quiere introyectar la idea de que libertad está reñida con autoridad, imposición, capricho, egoísmo, insolidaridad, violencia, etc... y por eso si alguien consecutivamente abandona la libertad para imponer su voluntad, no es libre y por eso ha elegido ser mandad@, es decir, ha optado por la autoridad y por ello debe tener experiencias de que la autoridad significa, que es someterse a los deseos de otras personas.

Se trata de proporcionar vivencias que ahora en esta situación no tienen, pero que si las siguen eligiendo, mañana supondrán esas situaciones.

Si alguien sistemáticamente abusa del colectivo en las responsabilidades y en el trabajo, el colectivo tiene derecho a echarl@ fuera del colectivo, puesto que no aporta nada y se beneficia de tod@s, y eso es hacer concebir la idea de que la libertad supone abuso, desconsideración, insolidaridad, injusticia etc...por lo que han de tener la experiencia de que no es así y que supone una respuesta social diferente a la que allí se les da.

Cuando alguien se le echa del colectivo porque constantemente manifiesta actitudes individualistas, debe valerse por sí mism@, es decir, al menos hacerse lo que necesita para vivir: la comida, come aparte y sobre todo supone una cuestión es psicológica más que real; y esto es así, porque el colectivo actúa con condescendencia, sabiendo que la persona está aprendiendo y que la decisión no es decisiva, sino que dependerá de la toma de conciencia de la persona sobre la que se ha actuado, y que el momento que esté dispuesta a variar su actitud, será de nuevo admitida sin problema si ha manifestado algún cambio de actitud.

Es decir, sale del colectivo por decisión de la Asamblea, pero generalmente entra en el colectivo por decisión propia, porque es la persona quien decide cuando está dispuesta a intentar variar su actitud y a realizar un esfuerzo en el campo de la libertad.

La escuela ha pasado por diferentes etapas, porque existe la evolución, el cambio y la maduración en la ética de la anarquía, pero debemos considerar que a partir de aquí, debe seguir variando y evolucionando, porque así lo requiere la vida y así lo requiere la ANARQUÍA.