Habitada. ¿Deshabitada?

Considerar mis “ estructuras mentales “  como lo cotidiano, lo inmutable y perpetuo, sería perecer y no tener la oportunidad de verme “ deshabitada “.

Más información

Ficheros adjuntos

Habitada. ¿Deshabitada? Texto de Amalia Pizarro

Etiquetas

A rachas Mujeres para la Anarquía

Podría abandonar  y dejar las cosas como están o repetir una y mil veces mis “habituadas“ acciones pero, resulta que no es así, NO ABANDONO.

EL CAMBIO.
Quiero construir mis propias “ estructuras “ que me permitan “habitar y deshabitar”, donde el pensamiento sea la pieza clave de un engranaje sin  solidificar, movible y cambiante, acompañando el paso siempre hacia delante, a pesar de volver la vista atrás y
“distraerme“, alguna que otra vez.


LA QUIETUD.
Si me dejo, la sociedad patriarcal creada, empuja y siempre en la misma dirección, subiendo y bajando el telón en cada acto, representando únicamente la misma función,
“cercando“ nuestras vidas a un escenario limitado por un espacio y un tiempo.


LA ACEPTACIÓN.
Día a día  voy descubriendo mis “ajustes“ y sé que la frustración no tendría sentido pues antes, no he tenido algo que luego se me niegue.
El Ser, la Persona que habita está deshabitada. He desaprendido lo ajustable conocido, he salido y, desde fuera, he visualizado lo que Hay pues lo que Es todavía no asoma, no arriesga, no entra y sale, no existe ese proyecto de acción donde la Libertad, sirve para muy poco.


ACOMPAÑAR.
Atenderte, Abrirte y Aflojar, caminando de la mano junto con el Respeto y la Solidaridad, favorecedoras de todo tipo de relaciones con las personas, no justificando en ningún caso los “infantilismos“ propios y ajenos con los que nos encontramos día a día y a los cuales, la opción de desatenderlos resultaría lo más inteligente.

Quiero Acompañar y hacerme Acompañar pero siempre que sea una decisión propia, sin que existan las limitaciones y los “ cercos “ que impidan moverme, que impidan cambiar el pensamiento cada vez que yo quiera o pueda.


Hacer consciente la AUTONOMIA de pensamiento y acción o viceversa. Puede que ahí llegue, ¡ el “arranque“ y “hacia delante“ … llegará !.

Dar una “palmadita“ al miedo y ser consecuente con lo que piensas, hablas y haces, puede ser un buen comienzo para la Autonomía.

Valorar y analizar la realidad social patriarcal, entrando y saliendo sin perder tu propio rumbo de vida y volviendo a los orígenes de ti misma, favorece tu propia Autonomía.

Nada ni nadie te  puede asegurar el sistema de Vivir, tan sólo tú. Conformarnos con lo que llevamos  “puesto “ y/o “ impuesto “, tampoco .
Si  es posible, hay que ir por la desnudez para Vivir nuestras propias vidas, que lo otro no es Vivir y, ¡ a ver que pasa !.
El  día a día es un desafío, del cuál haciendo balance concluyo en pensar, que realmente merece la pena seguir hacia adelante, ¡ ay, cuantas veces habré parado y las próximas venideras! :
       
Luchar por ti misma y por la oportunidad que brinda la vida en cada momento.
          
Apartar  lo que no vale y crear algo nuevo en ti, a tu medida.

Cortar las propias limitaciones que son impropias, contrayendo la obligación de Ser tú misma por propia  voluntad, partiendo de la realidad donde te han “ instalado “ y “ salir “, salir en busca de otra realidad, en busca del trabajo que aún queda por hacer.


LA DUDA.
Y, ¿ cómo me busco y, cómo me encuentro? Y, ¿ cómo me habito y, cómo me deshabito? …, Dudando ¡. Dudando del papel impuesto por la sociedad hacia  mi persona  y hacia mi género, dudando día a día. Así me juzgo o no a mi misma  y, mientras dudo, camino y descubro lo poco importante que  es llegar, porque lo propio, es dudar sin descanso.


VIVIR.
Agarrar la vida, abrazarla, saborearla, sentarse con ella y escucharla, mirarla frente a frente, sonreírle, emocionarse, acogerla, rendirse a sus pies, olerla, tocarla, amarla, zarandearla, gastarle bromas, besarla, acompañar su soledad, tomar su aire y respirar con ella, suspirarla, echarla de menos …


     
¡SALUD Y ANARQUIA¡

Amalia Pizarro Ortiz.
Mujeres  por la Anarquía.