8 de marzo

Las mujeres hemos dejado de tener futuro para recuperar el presente, y en este nuestro presente nuestro protagonismo se debe dejar sentir en cada momento, lugar y situación de nuestras vidas.

Más información

Ficheros adjuntos

8 de marzo recuperar el presente

Etiquetas

Mujeres para la Anarquía

Nuestra responsabilidad es cada día mayor para lograr que este mundo neoliberal detenga sus pasos.


Las mujeres debemos abandonar el victimismo con el que se nos ha arropado a lo largo de los siglos y comenzar a actuar como coprotagonista de un hoy más humano, más justo y más feliz.


Ya no hay tiempo para desear un mundo “tranquilo“,”sin problemas”, monótono y repetitivo.


Nuestra responsabilidad es luchar contra la Globalización y sus derivados: la Xenofobia, el racismo, la discriminación, la violencia, la pobreza y la opresión.


Ninguna mujer se puede eximir de esta SU RESPONSABILIDAD; y si lo hace, si lo hacemos, contribuimos a establecer, mantener y perpetuar, una vida sin vida, un ruido sin palabras, un caos sin armonía.


El desconocimiento, la desinformación, la evasión y la no implicación, no nos exime de saber que el mundo que existe, es el mundo que construimos y nosotras podemos hacer que avance o simplemente que se vaya destruyendo.


Ante este mundo que nos asola, las mujeres no podemos permanecer impasibles, como si los problemas que están destruyendo la vida, no nos afectasen, o simplemente no nos perteneciesen.


La Globalización, es la dictadura universal que se nos está imponiendo con una violencia terrible contra la que tenemos que luchar para no acabar sustentando un mundo sin futuro y de miseria.


Debemos combatir los sistemas carcelarios vigentes, que son cámaras de tortura para todos/as los/as disidentes de este brutal sistema.


Tenemos que parar estos tremendos brotes de Xenofobia, racismo y violencia, que nos desacreditan como seres racionales y pensantes.


Debemos acabar con el sistema educativo vigente, que ha convertido lugares de vida en cárceles de represión y en lugares de adiestramiento competitivo, para sustentar un sistema capitalista extremado.


Es preciso que actuemos contra todo tipo de violencia, sobre todo sobre la que se ejerce sobre las mujeres y la infancia; un mundo de violencia es un mundo de odio; y este mundo odia a las mujeres y odia a los niños y a las niñas. ¿Adónde va a ir a parar?


Las mujeres debemos cambiar este estado de cosas, y debemos hacerlo por la implicación y la acción de todas en cada situación de nuestras vidas.


Ese es nuestro reto y esa es nuestra responsabilidad como ciudadanas del mundo.


Mujeres por la anarquía.